Print this page

¡Tira al cuervo!

Cada cuervo tiene un lugar preferido. Pero como es sabido, los buenos sitios son muy codiciados. Por eso, los cuervos se empujan unos a otros hacia abajo para defender su territorio. En un momento dado, un cuervo acaba de conseguir un sitio en el que posarse, y en el siguiente ¡Zas!, puede caer en picado hacia abajo.

¡Coloca hábilmente tus cuervos en tu lado del muro y empuja hacia abajo a los de tu oponente!

Y bien, ¿quién tendrá al final el mayor número de cuervos en su lado?